Emili Mayo Subirats (3º Mejor Sumiller de España 2010)

Silvia Franconetti

Le conocemos desde hace 10 años, fuimos a su boda y es el marido de una de nuestras mejores amigas. Es una persona que consigue poco a poco sus sueños y disfruta con su familia de todos sus triunfos.

Emili Mayo Subirats (44 años), tortosí pero con residencia en Tarragona es Licenciado en Económicas y Empresariales, y Sumiller.

La trayectoria de Emili en torno al vino ha ido “in crescendo” y el año pasado quedó como tercer clasificado en el Campeonato de España de Sumilleres, celebrado en San Sebastián el pasado 23/11/2010, en el marco del congreso Gastronomika.

San Sebastián – Gastronomika 2010

Conseguir un título como éste ha sido sublime, no solo para su trayectoria profesional sino como reconocimiento personal por todo el tiempo invertido en estudiar y catar. Y debido a la proximidad y a la amistad, le pedí una entrevista para que un año más quedara reflejado su triunfo.

¿Desde cuanto eres Sumiller? Me inicié en el mundo del vino por afición. Empecé con cursos de cata, de iniciación, de profundización, … Y acabé en un curso profesional de Sumiller. Lo que inicialmente era un hobby acabó transformándose en parte de mi vida profesional. Tengo el título de Sumiller desde 2008.

Pero, ¿tú no ejerces de Sumiller? No exactamente. Soy economista, y me gano la vida como Consultor de Marketing. Pero desde hace muchos años, mi ilusión era tener una bodega y elaborar vino. No quería introducirme en un mundo desconocido sin antes haberme preparado adecuadamente.  Hice el curso porque para mí era la mejor forma de adquirir conocimientos y una amplia perspectiva antes de empezar. Si entras en un negocio sin conocer nada de él tienes grandes posibilidades de estrellarte.

¿Y donde estudiaste? En Tarragona. Estudié un postgrado de dos años, en la Facultat d’Enologia de la URV, al final del cual se obtiene el título de Sumiller  (Certificado profesional de Sumiller). Es un curso muy completo, donde obtienes una perspectiva muy amplia del mundo del vino y de los destilados. Además, compartes el curso con compañeros con diferentes roles: enólogos, bodegueros, restauradores, propietarios de tiendas especializadas, distribuidores, … Es muy enriquecedor porque cada uno vive el mundo del vino desde una perspectiva distinta, pero complementaria.

¿Y al acabar montaste la bodega? De hecho lo hice al final del primer curso, con un compañero enólogo -Toni Coca- y un viticultor del Priorat -Juan José Escoda-. La bodega se llama Celler Prior Pons. Está en La Vilella Alta, en la DOQ Priorat. Disponemos de 14 hectáreas de viña y elaboramos unas 15.000 botellas anuales de vino tinto, básicamente con las variedades tradicionales de la zona (Cariñena y Garnacha).

¿Qué vinos elaborais? Prior Pons es nuestro vino insignia. Un tinto de Garnacha, Cariñena y Cabernet. De viñas viejas, de más de 30 años, que producen muy poca uva. Envejecido 12 meses en barricas nuevas de roble francés de grano fino. Un vino con mucho carácter, que expresa perfectamente qué es el Priorat. Complejo, profundo, elegante, mineral, carnoso en boca. ISARAL es nuestro segundo vino. De caracter más vivo, más fresco, más alegre y más fácil de beber. Un vino que gusta a todos los públicos, independientemente de si son entendidos.

¿Cómo llegaste a participar en el Campeonato de España de sommeliers? En septiembre de 2008, a los pocos meses de acabar el curso, me presenté al Campeonato de Catalunya, que era abierto. Y quedé segundo. Ganó Carles Aymerich, de El Celler de Can Roca.

Tradicionalmente el Campeón de Catalunya acudía al campeonato de España del año siguiente. Pero en 2010 se decidió enviar un representante por provincia, y como era el único de Tarragona que había llegado a una final de un campeonato de Catalunya, me propusieron ir. Y acepté.

¿Y quedaste tercero de España? Sí… fue algo totalmente inesperado, porque el nivel de los participantes era muy alto.

¿En qué consiste un campeonato? Un campeonato tiene dos fases. Una primera fase eliminatoria, en la que participan todos los concursantes, y una final en la que participan sólo los tres mejores de la fase anterior. En el último campeonato de España, la primera fase consistió en un examen escrito de 60 preguntas cortas, sobre diferentes temas (geografía vinicola, destilados, enologia y viticultura, productos, …), en un examen de cata escrito (tres vinos a comentar e identificar) y una prueba de idiomas.

La final se realiza en un auditorio, con público. Los finalistas, uno por uno, suben al escenario para realizar cuatro pruebas:

  • La primera prueba consiste en catar 5 copas y describir e identificar el vino o licor que contiene cada una.
  • En la segunda prueba te dan una carta de vinos, algunos con errores que hay que identificar. Puede haber errores en el nombre, en el tipo de vino, en la zona, en las variedades, o puede estar todo correctamente escrito.
  • La tercera prueba es proponer un maridaje para los platos de un menú degustación que te entregan en ese momento.
  • La cuarta prueba es una decantación, siguiendo todos los pasos del ritual establecido, en un tiempo máximo de 5 minutos.

¿Cuál es la clave para ganar? En la fase clasificatoria hay que tener amplios conocimientos y también habilidades de cata. Las preguntas suelen ser de detalle, muy precisas. Hay que estudiar y leer mucho. Para la cata, lo fundamental es haber probado muchos vinos y tener las ideas claras para poder identificarlos.

En la fase final lo más importante es tener mucha práctica en servir vinos y confeccionar cartas.  Aquí claramente tienen ventaja los Sumilleres que trabajan en restauranción. También cuenta la sangre fria, ya que estás sólo, encima de un escenario, frente al jurado y el público, observando todo lo que dices y haces.

¿Volverás a intentarlo? No creo. He participado en dos concursos y en los dos he llegado a la final. Para mi ya es mucho. Además creo que no es politicamente correcto que un no profesional gane un concurso destinado a profesionales. Es como si en el Tour de Francia ganara un ciclista aficionado.

Inicialmente la función de Sumiller se realizaba sólo en restaurantes, y los concursos se crearon pensando en ellos. Actualmente, debido a la mayor oferta educativa y a la mayor profesionalización del mundo del vino, encontramos personas con formación de sommelier también en tiendas especializadas, en empresas distribuidoras y en bodegas.

Existe un debate sobre si los concursos deben estar abiertos a todos, o restringidos sólo a los sommeliers de restaurante.

Pero supongo que como experiencia ha sido útil, ¿no? Extremadamente útil. Tanto en el terreno personal como en el profesional. Es un gran estímulo para aprender, antes y después, porque pone en evidencia las carencias que tienes. Conoces a mucha gente relevante del sector y además sirve para dar notoriedad a tu marca y abrir puertas.

Y para finalizar, ¿puedes recomendarme un vino? Sin ninguna duda PRIOR PONS 2007. Nuestra mejor añada. La revista inglesa Decanter acaba de concederle 5 estrellas.

Agradecimiento especial: Emili por su tiempo y a su mujer Anna … un abrazo grande por las gestiones realizadas.

Emili Mayo Subirats (3º Mejor Sumiller de España 2010)
¿No te ha gustado?

6 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.