Guía Peñín se acerca a bloggers 2.0.

Guía Peñín se acerca a bloggers 2.0.
¿No te ha gustado?

El Sr. Peñín, José (Pepe) Peñín, se colgó una hermosa mañana de 1984 la mochila al hombro y se fue a catar vinos por España y, 28 años después, la Guía Peñín se publica en 3 idiomas (español, inglés y alemán), venden 20 mil ejemplares en papel y atienden salones importantes, entre ellos el conocido Salón Mejores Vinos España (Madrid, Octubre) que coincide con la edición anual de la guía.

Con Carlos González a la cabeza como director de la guía, el equipo Peñín convoca sus catas de Enero a Junio, a través de los Consejos Reguladores.

guia-pening-live-tasting-2012-barcelona-copyritght-alvaro-cerrada

Este año se vanaglorian de haber catado casi 10 mil caldos diferentes, de aproximadamente 2000 bodegas. La cifra asusta y, los 16 asistentes al evento levantamos un poco la ceja en signo de sorpresa y alguien se aventuró a preguntar “¿Cuántos sois catando?”. Carlos, enólogo de formación, ex – dependiente de un comercio de vinos en Valencia,  y de corazón catador, responde “Tres”. La cifra, asusta.

Y ese fue el inicio de una velada interesantísima en Vilaviniteca, dónde por un lado la crème de los bloggers de la ciudad y aledaños, y por el otro la dirección de una empresa con vocación internacional y con una excelente visión comercial (están presentes en USA, China, Centro y Sud América representando esos miles de maravillas embotelladas que se producen en las bodegas de nuestro país), debatieron sobre guías, sistemas de puntuaciones, metodología de cata y un poco de lo divino y lo humano también, mientras disfrutamos de unos vinos con altísimas puntuaciones en la guía (sistema americano de puntuaciones de 50 a 100 puntos):

Carlos desveló el gran secreto de la capacidad de cata de su equipo: la herramienta informática que gestiona una base de datos donde todos los vinos están referenciados con el histórico de catas anteriores. Y donde se establece un método mecánico muy estructurado de valoración de color, aroma, boca, personalidad y tipo que dan el descriptivo del vino y acompañan la nota que el catador resuelve.

Los más puristas, los bloggeros del mundillo más remilgados, esos adorables wine geeks (enochalados), manifestaron el despertar de su excepticismo con este tipo de prácticas, un argumento al que Carlos, excelente comunicador, supo contraponer con su amor a la profesión, su ética catadora, y un par de frases con las que me quedo “el catador vive de la cantidad de catas que tiene en su memoria” (y sin duda, el tiene una memoria de elefante) y el vino debe catarse donde se produce, ahí está el local touch” (y nadie puede negar que no hay mejor preludio para una cata que llenarse la retina de cielo, tierra y viñas; la nariz de brisa y el corazón de sonrisas locales).

8 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *