Marmalade Restaurant

Esta ciudad es perfecta para encontrar tesoros con la excusa de un paseo. La diversidad de cada uno de los barrios que conforman el área metropolitana de Barcelona, le da a este conjunto humano, una dimensión cosmopolita que ofrece, a los amantes de la vida urbana, infinitas posibilidades.

Éste pasado sábado nos fuimos al Raval, una de las zonas más multi-culturales de la urbe, donde los restaurantes pakistanís conviven con las peluquerías afroamericanas, el aire colorista de los saris se mezclan con turbantes sijs y donde todavía puedes ver algún punk liándose un cigarrito mientras saborea una caña en un bar de esos que nos gusta llamar “de toda la vida”.

Desde la Ronda de Sant Pau, en el punto en el que cambia su nombre por Ronda de Sant Antoni, giramos por el carrer de Sant Antoni Abad y su continuación, el carrer del Carme, hasta llegar a la placita en la que confluye con el carrer Riera Alta. Este pedacito de ciudad, que rodea el MACBA (Museu d’ Art Contemporani de Barcelona) dispone de una extraordinaria oferta de bares, restaurantes y locales de copas singulares y con una marcada personalidad.

Nos decidimos por Marmalade Restaurant

¿Qué te hace decidir por un restaurante? A cada uno nos motivan factores diferentes, y a nosotros una bonita decoración y una acertada iluminación nos cautiva y una oferta honesta precio/calidad, nos remata.

De ahí la elección de este increíble restaurante: 300 m² y casi 4 metros de altura albergando una acertada mezcla de art decó e inspiración industrial, bajo una luz cálida e íntima, distribuidos en tres zonas de diferentes sittings coronados por un magnífico bar y la zona del billar. ¡Uno de esos espacios que te encantaría cerrar para celebrar una superfiesta!

Sentados ya en la mesa y después de estudiar la carta, que propone una variada pero no demasiado extensa lista de platos tex-mex, pedimos unos Nachos y unos Aros de cebolla para compartir, seguidos de Costillas de cerdo barbacoa, Hamburguesa de pollo con salsa César y unas Fajitas de pollo.

De la también breve carta de vinos, nos sedujo la combinación de Tempranillo, Merlot, Cabernet Sauvignon, Garnacha y Syrah del Gotim Bru del Castell del Remei. Este Costers del Segre rubí intenso, con notas de ahumado, cedro, frutas rojas, torrefacto, vainilla y especias presidió la cena y demostró que las puntuaciones Parker en sus diferentes añadas son tan acertadas como su excelente relación precio calidad.

Disfrutamos mucho de la calidad de la comida, con una presentación limpia y sencilla: platos blancos inmaculados, composición bien estructurada y algún detalle divertido como los pequeños recipientes metálicos para las patatas fritas.

Un servicio atento y una clientela muy diversa terminan de darle al Marmalade Restaurant ese toque que hace que te lleves la tarjeta en el bolso para transcribir los datos en tu agenda y tenerlo en cuenta para recomendaciones.

Además, tomamos nota de que también sirven brunch, una costumbre que está en auge y a la que, en los últimos tiempos, se están apuntando muchos establecimientos, y que nos encanta para el fin de semana.

¡Volveremos y recomendamos!

Marmalade Restaurant (Riera Alta 4-6 – Barcelona Tel.: 934423966 – visita web)

Marmalade Restaurant
¿No te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.