Decepción y caos en BCN & Cake

Decepción y caos en BCN & Cake
¿No te ha gustado?

Lo que parecía que iba a ser el mayor evento de repostería creativa del mes de Noviembre, BCN & Cake, un bombón para aficionados y profesionales, se ha convertido en el peor de los encuentros en cuanto a organización para miles de personas que hemos acudido éste sábado pasado a Barcelona procedentes de diferentes puntos de España y extranjero.

El pasado viernes, una amiga mía me llamó porque había intentado comprar las entradas por internet y estaban agotadas. Había convencido a una amiga suya de Palma de Mallorca con tres niños que había organizado estratégicamente y cogía un vuelo a primera hora del sábado para llegar lo antes posible a Barcelona: Silvia, ¿tienes algún contacto de una tienda que aún le queden entradas?. Lo intentaré, pero lo veo complicado. Llamadas oportunas, no hay entradas.

Por la tarde, compruebo en la página de BCN & Cake en Facebook que se pondrían a la venta únicamente 2000 entradas más en taquilla. Un WhatsApp a mi amiga: “No te preocupes, podrás comprar la entrada en taquilla”. Ella me contestaba que, pasaría sobre las 11,30, después de recoger a su amiga en el aeropuerto.

Cogí el tren de las 7,50 desde Tarragona y llegaba a las 09,22 horas a Sants, dos paradas de metro hasta España con la línea verde que nos dejaba a cinco minutos de la entrada. Ya empezaba a haber gente pero nos distribuían en dos colas: una para la gente que no tenía entrada y otra para los que sí.

Llamé a mi amiga y le dije que, ni pensara llegar a las 11,30 pues, por la gente que había en la cola de “sin entrada” empezaba a ser muuuuyyy larga y dudaba que llegara a tiempo para conseguirlas.

Puntualmente a las 10,00 empezaba a haber movimiento, pero para nuestra sorpresa, era la de la gente que no tenía entrada, mientras que las que habíamos sido previsoras, se quedaba quieta, sin que nadie accediera. Aún no entiendo el por qué.

Una vez dentro, me quedé alucinada de dónde se habían ubicado los stands, que a mi parecer, deslucían muchísimo con el entorno: Tuberías, paredes y suelo sucios, ninguna ventilación, unas escaleras de acceso para bajar y sí, salidas al exterior en ambos lados.

Había una cafetería que servía bocadillos, patatas fritas y bebidas, imaginé que, siendo una feria de ese tipo, podrían haber contratado unos pasteles, cupcakes, galletas y haberlas vendido con un chocolate, unos cafés bien hechos, algo de glamour para ese evento tan dulce.

Hubo stands preciosos con gente maravillosa que te atendía, otros sin embargo que en su cuenta de Facebook eran encantadores, en la realidad eran antipáticos y prepotentes. Mucha tienda on-line, sorteos para conseguir buenas bases de datos, sólo en un stand por el hecho de facilitar tus datos, te regalaban tres cápsulas para cupcakes o madalenas con motivos navideños, pero casi ninguna ofrecía algún tipo de detalle o pequeña degustación de productos gratuita. También me sorprendió que algunos expositores no tenían la profesionalidad de otros, pero eso pasa en muchos eventos de este tipo.

Utensilios enmascarados con descuentos y con precios inflados para la feria, con grandes diferencias a la alza en un mismo producto. Otros sin embargo, bien de precio y curiosos. En mi caso, Deli-papel fue uno de mis stands favoritos, compre muchos moldes para galletas (a las que me he aficionado desde hace unos meses pero hasta que no lo domine un poco más, aquí no hay nada que publicar).

              

Algunas sorpresas, como un preparado para bizcochos que admitía fondant y buttercream que era una delicia muy esponjoso que hizo las delicias de más de una que ni tan siquiera había desayunado.

      

Saludé a las conocidas como La Casa de los Pasteles y Sara Sweet Cakes que ésta última tenía un stand precioso, muy visitado y fotografiado, los más pequeños se quedaban maravillados con sus galletas de la Peppa Pig y, por fin pude conocer a Maica de Los Delantales que estuvo muy cariñosa y simpática conmigo y con todo el que se acercaba, una delicia de persona junto a su marido.

En mi paseo, estuve continuamente pendiente del teléfono ya que tenía amigas que aún no habían podido entrar, como Pili de The Pink Factory que, tras hacer varias horas de cola con entrada en mano, decidió irse temporalmente para luego volver y comprobar que la cola, seguía estando ahí y quizás más larga que antes.

A mediodía subimos a la planta baja (está bien escrito, donde estaban ubicados los stands parecía un sótano), por megafonía se iba repitiendo cada 5 minutos que por motivos de seguridad, el acceso estaba cerrado y que se devolverían el precio de las entradas. ¿Perdón? La cara de alucine, los gritos desde la puerta de los que esperaban impacientes poder entrar, llamando a la organización, palabras soeces resultado de la impotencia y la rabia ante un hecho caótico, incluyendo los comentarios de uno de los empleados de seguridad que nos comentó que, no iba a pasar lo mismo que en Madrid con una media sonrisilla. Colas hasta Plaza España. Estaba muy sorprendida con todo lo que estaba pasando.

Comimos unos estupendos sandwiches que Mónica de MonCake & Cookies había preparado para la jornada y nos quedamos para ver las demostraciones de Alma Obregón de Objetivo Cupcake que resultó ser una chica muy dicharachera que hizo las delicias de más de una y de uno. Cercana, infantil, paciente, cariñosa … allí estuvo concentrando a un gran público que no dudó en sentarse en el suelo para seguir todas sus explicaciones.

Seguíamos con la megafonía cada cinco minutos, la organización creo que intuía lo que se le venía encima … Gritos de indignación de la gente que se agolpaba en las puertas de acceso, largas colas que aún se veían desde el gran ventanal en la zona de demostración.

La Policia Urbana estaba ya dentro del recinto haciendo fotos de todos los espacios; los Mossos de Escuadra estaban a las puertas del Palau y los seguratas no dejaban pasar a los cientos de visitantes que se agolpaban en la puerta, entrada en mano, para poder entrar.

El sábado hizo muy buen día en Barcelona y dentro del recinto con los focos, la gente, la poca ventilación que había, nos encontramos a varias personas desmayadas en uno de los rincones del espacio. Demencial. Me pareció tremendo que no hubiera una unidad de sanitarios, por si a caso. También tengo que comentar que, en ningún momento se vivieron situaciones de pánico, era fácil de caminar entre los pasillos, hasta las 15,00 que es quizás, la hora que concentró algo más de gente.

Dimos una vuelta más, aprovechando nuestra estancia y salimos a las 15,30 horas sin posibilidad de entrar de nuevo. Me encontré con un compañero de trabajo que iba acompañando a su mujer y hermana (forofas de este arte) y a Chef Pirata con su pinche en una de las demostraciones de Manenas. Me comentaban que habían estado haciendo cola durante 4 horas con entrada en mano.

En fin, me dio rabia que muchas de las personas que estaban fuera, algunas amigas, no pudieran acceder, sabiendo que tenían su entrada comprada desde hacía meses. Me sentó como un tiro que, no pudiéramos salir y volver a entrar, si querías tomarte un café o comer algo más o simplemente cambiar un poco de aire.

La mala organización del evento que supuso que habría rotación de gente, no entiendo por qué, ya que las personas que habíamos comprado la entrada, todas forofas de la repostería creativa, algunas venidas desde Bilbao, Santander, Almería, Canarias e incluso París, venían a disfrutar del día, a exprimir el evento hasta la última gota.

Fue un error da prioridad a las personas que no tenían entrada; fue un error tratar a todas las personas previsoras como si no fueran nadie, porque hay que tener en cuenta que, gracias a ellas, son posibles estas ferias, seguidoras incansables de los centenares de expositores que había dentro. Fue un error poner a la venta entradas en taquilla, cuando por internet estaban agotadas, sumadas a las que cada expositora tenía creo que hubiera dado para que BCN & Cake despuntara durante estos dos días, lo malo es que ha sido el efecto contrario; ha sido un error haber vendido todas esas entradas cuando el aforo del recinto era para 1500 personasha sido un error toda la organización y espero que si el año que viene, repite, tome buena nota de todos los errores cometidos y que la organización tenga en cuenta, los innumerables gastos ocasionados a terceras personas que, quizás durante meses han estado ahorrando para venir a este evento.

La seguridad del evento estaba por encima de todo, evidentemente, pero esa responsabilidad la tenía que haber tenido en cuenta la organización. No era como dar una vuelta a un paseo marítimo y volver, ese tipo de encuentros es para aprovecharlos al máximo, teniendo en cuenta que hay muchas personas que siguen a otras/os reposteras/os creativos que no residen en su ciudad.

En fin, personalmente me decepcionó, pude entrar sí, claro, pero no lo hicieron personas amigas que quizás lo hubieran disfrutado más que yo. Me decepcionó el lugar donde estaba ubicado y pensé que iba a ser otra cosa más lucida.

La organización comenta via redes sociales que devolverán el precio de las entradas, ¿vale la pena todo el gasto invertido por una persona que venga de fuera de Barcelona? Y la decepción …. ¿desaparece?

Si quieres, puedes unirte a la página creada en Facebook: Afectados por la pésima organización de BCN & Cake

Compañeras bloggeras que han descrito su experiencia en BCN & Cake:

28 Comentarios

  • Eva dice:

    Hola Silvia!

    Me ha gustado mucho leer tu entrada sobre el Bcn&Cake, así he podido saber qué me perdí 🙂

    Me ha dado una rabia especial perderme la demostración de Alma, que por lo que veo fue muy interesante. Bueno, otra vez será.

    Sólo quería decirte que estoy totalmente de acuerdo con todo lo que explicas en la parte final de la entrada.

    Vivo en Sant Boi, muy cerca de la feria, pero durante todo el tiempo que estuve haciendo cola para intentar entrar, me pude dar cuenta de la cantidad de personas que habían venido desde fuera de Cataluña pagando vuelos y hotel.

    No hay manera de devolverles el fin de semana que pensaban disfrutar. Mucha gente venía para conocer a otras personas, para poder comprar productos que en sus poblaciones no pueden encontrar, y eso no se puede indemnizar con los 8 euros que te devolverán de la entrada (que por cierto, nadie se ha puesto aún en contacto conmigo como dijeron por megafonía).

    En definitiva, espero que no vuelva a pasar, y que cuando se haga de nuevo una feria de repostería, se haga con un poco más de conocimiento.

    Saludos,
    Eva

    • Hola Eva,

      Gracias por tu extenso comentario. La verdad es que mi blog está contento!

      Alma estuvo a la altura de todo el evento. No la conocía, y me pareció una niña muy dulce y normal, como cualquier cría de su edad que pudiera conocer. Nos trató a todos con mucho cariño y naturalidad.

      Ya has visto y leído por comentarios en otros blogs de compañeras el desastre de organización y los gastos ocasionados.

      Sólo espero que esto les sirva para corregir el gran fallo que se ha tenido.

      Saludos,
      Silvia

  • Pili Folch dice:

    Qué pena Silvia…

    Yo me quedé con las ganas de entrar, con la entrada en la mano y una cara de tonta que no veas…

    Perdí el día en ir a Barcelona, pero la decepción de aquellos que vinieron de tan lejos tiene que ser tremenda…

    Gracias por tu post Silvia!

    Besitos!!

    • Buenas noches Pili,

      Gracias por tu comentario.

      Una de las amigas que menciono en el blog que hubiera disfrutado mucho más que yo, eras tú.

      No te olvides de reclamar y espero que no le salgan muchas denuncias a los organizadores.

      Bss,
      Silvia

  • Hola amigas,

    El caso que yo el día 24 de Octubre me presente en la feria confundiéndome de mes y de paso me acerqué a la tienda de Manenas por unas entradas para el mes siguiente que estaban agotadas desde el primer día de la venta.

    Pensé comprarlas por Internet pero como no sabia cuantas personas íbamos a ir al evento, decidí comprar las entradas en taquilla.

    Después de estar allí me encontré con esa avalancha de gente espere 4 horas en cola y me marché. Volví a las 4 de la tarde y no lo logre. Total una ODISEA.

    He ido a Sugar´09 en Madrid y no tuve ningún problema disfrute con las exposiciones con las ventas y las muestras cuando vas a un sitio de estos es para disfrutar e ir tranquila por los stand para ver cosas nuevas y productos que te pueden interesar.

    Ya que pagas una entrada tienes derecho a estar en los stand y no deprísita que hay mucha gente.

    Una mala, mala Organización pues ya se preveía un mes antes por la venta de entradas.

    Un saludo,
    Toñi una entusiasta de la repostería y el arte de la azúcar.

    • Buenas noches Toñi,

      Muchas gracias por dejar un comentario.

      Una odisea que estoy segura que no se repetirá. Me comentaron que el espacio de Sugar’09 fue reducido de espacio pero que se disfrutó muchísimo de todo el evento.

      Estoy segura de que tomarán buena nota.

      Saludos,
      Silvia

  • Hola!

    Gracias por enlazar…

    No podías haber explicado toda “esta experiencia” mejor.

    Saludos!

    • Hola Sylvia,

      En mi caso no fue del todo mal, pude entrar y en corrillos de aquellas que no pudieron hacerlo soy una suertuda, pero me decepcionó el evento en general.

      El espacio me pareció pobre para todo el “lujo creativo” que había allí concentrado. No podías mirar a las paredes, sino que tus ojos debían estar concentrados en todas las obras de arte allí emplazadas.

      Creo que tomarán nota si quieren volver a repetir en Barcelona. Esperaba más ..!!

      Saludos,
      Silvia

  • glutoniana dice:

    Tenía unas ganas horribles de ir, pero como mi salud me limita mucho no compré las entradas por si acaso. Y me alegro de no haber podido ir después de ver la que se lió…

    Un suspendido con muy mala nota para la organización está claro, no me gustaría estar en su piel. Lo que está claro es que hay público para este tipo de eventos. Ojalá se aprenda de todo esto y se vuelva a organizar bien.

    Entiendo a la gente que se quedó fuera y a los que pagaron su entrada, sus viajes y hoteles para poder asistir. Pero estuve leyendo muchos de los comentarios y algunos me parecieron de una gran mala educación. Equivocarse es de humanos, organizar un evento de estas características no es fácil (no soy de la organización ni mucho menos).

    Seguro que a la próxima van a hacerlo mucho mejor si es que les quedan ganas…

    • Hola Glutoniana,

      Creo que las personas que han soltado esos improperios es porque no saben expresar su rabia de otra manera. Siempre intento ser constructiva sin hacer daño a nadie, creo que hay otros foros especializados en esas carnicerías.

      Como he dicho en comentarios posteriores y anteriores, estoy segurísima que la Organización de BCN & Cake se pondrá las pilas para la 2ª Edición y nos sorprenderá a todos. Cuando lo organizas por primera vez, siempre salen flecos a perfilar,

      Saludos,
      Silvia

  • Jolin!! Q pena!!

    La verdad es q la feria pintaba genial, es más, a las que nos quedábamos sin poder ir nos daba muchísima rabia, perdernos un acontecimiento que al menos al principio se presentaba como el “Gran Evento Dulce”.

    Lo que me sorprende es que sigan sin aprender, después de lo que en años anteriores han pasado en otros puntos de España.

    Ahora sólo espero que los próximos sean sin incidentes y todos podamos disfrutar, como se merece.

  • Gracias por tu aportación!!!

    Me ha gustado que dieras también tu punto de vista desde dentro, porque por más que leo lo que escribe la gente en el facebook, parece que solo hay 2 puntos de vista únicos, los indignados y los que si entraron y todo fue maravilloso….

    Espero que todo esto sirva para mejorar de aquí en adelante.

    Un saludo!!!

    • Hola Eli,

      Gracias por pasar por aquí y dejar tu comentario. Lo cierto es que he sido muy crítica y no me he dejado llevar por la locura de muchas de las personas que son adictas a este tema. Me podré equivocar en algunas cosas, como todo el mundo, pero siempre procuro que sea constructiva.

      Saludos,
      Silvia

  • Susana Manzano dice:

    Pues que decirte, que en esa cola estaba yo y me sentí como tu describes, el viaje y las entradas me las regalo mi marido e íbamos toda la familia, yo con mis hijos en avión desde Valladolid y mi marido llevaba allí desde el lunes por trabajo.

    ¿Cómo esperaban ellos que después de estar meses deseando ir, me iba a marchar sin entrar?. Y después de estar horas en la cola, cuando entramos era tal el agobio que estuvimos un rato en la feria, y luego nos marchamos y ya … ¿no podías a volver a entrar?

    En conclusión: la gente expositora estupenda. Espero que el año que viene la cosa salga con bastante mejor, y que cuenten que si empieza a las diez iremos la gran mayoría a primera hora y pasaremos gran parte del día allí, disfrutando de todo ello.

    Un saludo,

    Susana

    • Hola Susana,

      Gracias por dejar un comentario en la entrada.

      Sí, creo que la suerte fue que, una vez entrabas la calidez de algunas de las expositoras que nos esperaban ansiosas y que también se vieron afectadas por este desastre (amigos, familiares, que no pudieron entrar) te calmaban los nervios.

      Que esto sirva de lección y crítica constructiva.

      Mi hermana vive con su familia en Pucela también, me ha hecho ilusión la coincidencia.

      Bss,
      Silvia

  • milu dice:

    Yo también fuí y realmente me pareció patética la organización.

    Estoy totalmente de acuerdo contigo y con la agravante de que después de hacer un viaje de 45′ hice cola durante 1h y 3/4 me quedé a dos metros de la entrada que había dentro.

    Con todo el griterío y empujones de la gente que quería entrar, rodeados de Mossos y Urbanos, y añadido a la decepción de no poder pasar el día esperado desde hacia dos meses y la ilusión por los suelos.

    Otra vez será.

    • Hola Milu,

      Gracias por plasmar tu experiencia en la feria. Lamento que no pudieras acceder. Hasta cuando estuve y salimos, la cola seguía a las 15,30 horas, sé que más tarde, se fue diluyendo pero eso no recompensa a nadie.

      Estoy segura de que sabrán perfeccionar todos los errores cometidos, pero por ahora, dejan un sabor amargo a un evento 100% dulce.

      Saludos,
      Silvia

  • Yo fui a una feria similar en Madrid a principios de año y pasó algo parecido.

    Supongo que no esperan tanta afluencia de gente y luego se ven desbordados…

    En cualquier caso, la buena organización nunca ha de faltar…

    A ver si con estas experiencias mejora la cosa.

    Un besote y feliz semana,
    María

  • Helena dice:

    Hola Silvia,

    Te he conocido por casualidad viendo hoy todas las críticas que vamos haciendo diversas bloggeras sobre el Bcnandcake.

    He leído con detenimiento tu escrito y lo suscribo al 100%.

    Tuve la inmensa suerte de ser la primera persona que entró, ya que tenía el sábado curso con Alma a las 9 de la mañana, lo cual hizo que que a las 8:15 estuviese en la puerta. Cuando salimos nos encontramos con una avalancha de gente, ruido, calor insoportable… y enseguida la megafonía que anunciaba que se cerraban las puertas.

    Yo soy de Pamplona y había cogido el hotel cerquita de la Feria, con la idea de tras hacer el curso y las compras pertinentes (y pesadas), salir, dejar todo en el hotel, comer bien y volver para disfrutar de las creaciones de mis compañeras. Obviamente no pudo ser así. Comí mal y cargué con bolsas pesadas, abrigo…. etc… hasta que no pude más.

    Y no me quejo. Pude entrar.

    Pero conozco gente que como yo estuvo tiempo ahorrando para pagarse un tren, un avión, un hotel; organizó a sus niños para que se los cuidase… y se quedó fuera.

    Una vergüenza.

    Un último dato: Me compré la entrada on-line el mismo día que las pusieron a la venta. Pocos días después cogí el curso y entonces la organización decidió que a toda aquella persona que se hubiese inscrito en un curso le regalaban la entrada para ambos días. Les escribí y me pidieron el nº de cuenta para hacerme el ingreso de la misma… aún estoy esperando. ¿Curioso, no?

    En fin, sólo espero que si el año que viene se vuelve a hacer aprendan de los errores o como decían por ahí “morirán de éxito”.

    Un besote

    Helena

    • Buenas noches Elena,

      Gracias por pasar por mi blog y dejarme un comentario. Yo también te he dejado uno.

      Sí, la cuestión es que con las ganas y el esfuerzo que puso cada una de las personas que asistieron, ya fueran expositoras como visitantes como tú o yo, tenía todos los puntos para ser uno de los eventos más dulces del que se hubiera hablado y recordado por mucho tiempo. Pero no sé si la inexperiencia de este tipo de eventos que no supieron gestionar, ni dirigir se les fue de las manos, cometiendo graves errores con las personas que no debían.

      Yo también compré las entradas al menos con un mes y medio de antelación. No me apunté a ningún curso, pues lo mío es más de probar que de elaborar, aunque me he atrevido con las galletas decoradas últimamente.

      Es una pena gorda gorda todo lo que se está generando y lo que saldrá.

      Bss,
      Silvia

  • María dice:

    Desde luego que sí, que fue triste muy triste la organización y muy decepcionante.

    Lo viví desde el otro lado, desde la interminable cola de horas de espera y la policía y los antidisturbios y los urbanos y la megafonía… buffffff

    • Hola María, buenas noches,

      Gracias por tu comentario. Anoche leí tu post que ahora enlazaré al mío.

      Yo sí que entré por lo que has leído, pero me sentía tan mal que no disfruté del mismo modo. Los gritos eran desgarradores y gente llorando de impotencia. Fue uno de los sucesos más lamentables que he vivido hace poco y que podía haberse evitado.

      Un saludo,
      Silvia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *