Lick me, I’m delicious y su primer helado fluorescente

Lick me, I’m delicious y su primer helado fluorescente
¿No te ha gustado?
Foto de Lick me, I'm delicious

Foto de Lick me, I’m delicious

¿Serias capaz de pagar 165 euros por una bola de helado bastante especial? Bueno, si quieres que ésta brille en la oscuridad cuando le des el primer lametazo, no te salvas de pagar esa elevada cantidad más el billete de avión y alojamiento para desplazarte a Bristol (Reino Unido). 

 La genialidad, si puede llamarse así, es obra de Charlie Harry Francis, heladero británico y fundador la empresa “Lick me, I’m delicious” (Lámeme, estoy  delicioso).

El secreto de la luminiscencia son las proteínas fluorescentes, las mismas que hacen brillar a las medusas y que han sido utilizadas en proyectos de investigación relacionados con la biología y la salud.

A este peculiar heladero se le ocurrió avanzar, cual Ferran Adriá, en el mundo de los helados, para ello, echó mano de la tecnología, solicitando a un equipo de científicos chinos que sintetizaran y produjeran en laboratorio la proteína.

¿Cómo se consigue que se active el helado como si fuera un neón? Gracias a las diferencias al nivel de pH más caliente de la boca y el pH más neutro del helado.

¡Nos quedan muchas cosas por ver!

Via: Lick me, I’m delicious

4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.