Ruta gastronómica de fin de semana en Barcelona

Esta semana te voy a recomendar una pequeña ruta gastronómica en Barcelona, por si quieres perderte el fin de semana o sencillamente, guardarlo en tu agenda para la próxima visita.

Empezar el día con un buen desayuno es lo mejor para afrontar una jornada de asfalto en la ciudad. PICNIC (Borne), es uno de mis pequeños secretos para el brunch del domingo. Gente guapa, terraza coqueta, comedor trendy y una carta muy apropiada para este almuerzo tardío.

Si no llegas al brunch, pásate directamente al vermut. En el Poblesec están dos de mis sitios preferidos: QUIMET QUIMET y la BODEGA 1900 de Albert Adrià. En el primero, tienes la sensación de entrar en un lugar donde el tiempo se ha parado entre las cientos de botellas que forman las paredes de esta minúscula taberna situada en el corazón del Paral.lel y cuando muerdes el primer montadito de Quim sabes que volverás. Y en la bodega, el producto es el rey y no es lugar para tonterías, aquí se vermutea sentado y en condiciones, sin prisas.

Bodega 1900

La hora de comer, mejor en terracita y disfrutando del buen tiempo. MARTÍNEZ (Montjuic), el hermano de CAÑETE (Ramblas), parece ser una de las terrazas más deseadas de Barcelona. Unas vistas espectaculares del puerto, arroces y buen servicio.

No te saltes la merienda…te arrepentirás de no haber probado el tiramisú de DOLCI PAROLE (Consell de Cent con Passeig de Gràcia), el único italiano de Barcelona que no sirve pizzas. Y con unas recetas sin complicaciones, auténtica comida italiana como te la comerías en cualquier restaurante de Milán. Aquí me ves con Claudio Maioano, el propietario y su jefe de cocina. ¡Y no puedo evitar mostraros el espectacular tiramisú!

eva-ballarin-dolce-parole-restaurante-italiano-barcelona

tiramisu-dolce-parole-copyright-eva-ballarin

Como preámbulo de la cena, un drink de autor en SOLANGE, la coctelería con nombre de chica Bond de Alfredo Pernía, en Aribau. Un espacio burbuja en pleno Eixample, donde se ofrece algo más que buen licor. En Solange, se mezcla la vida con los sueños, y los sueños se sirven en copas vintage delicadas que contienen magia en forma de bebida. Pócimas para la felicidad…  Alfredo, Luis Bustamante  y yo, posando en SOLANGE entre estos dos caballeros.

eva-con-los-chicos-de-solange-copyright-eva-ballarin

Para la cena, no puedo evitar la recomendación del COURE del Chef Albert Ventura, en Passatge Marimón. Hace un par de meses visité la barra y sentí energía gastronómica. Todo en COURE es absolutamente delicioso. La discreta entrada en el local y la decoración intimista envuelven la experiencia sin estridencias, pero con una elegancia sobria que enamora. Incluyo en el post las fotos de unos guisantes y un atún que me hicieron llorar…

                                                                  guisantes-coure-barcelona-copyright-eva-ballarin      atun-coure-copyright-eva-ballarin

Y si todavía te queda energía, a la vuelta de la esquina, en Muntaner con Diagonal, tienes el Luz de Gas, un imprescindible de la noche en la city, donde tomarse una copita escuchando música en vivo (no hay fotos, afortunadamente a estas horas ya ando sin batería…)

Recomiendo reservar…

Ruta gastronómica de fin de semana en Barcelona
¿No te ha gustado?

6 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.