Quiero ser como James Bond

Evidentemente no todas las personas tenemos los mismos conocimientos en lo que a bebidas espirituosas se refiere. El conocer o el tener una amplia cultura de bar es también síntoma de clase y distinción.

Existen combinaciones sencillas y algunas más complejas que desde hace años forman parte del recetario de lo que los Bartenders llamamos Clásicos.

Estos combinados o cócteles, algunos de ellos agrupados en familias, se encuentran listados y reglamentados por la IBA (International Bartenders Association).

Todo Bartender que se precie, debería conocer y preparar cualquiera de las combinaciones que en la lista aparece sin diferir y sin depender de en que parte del mundo se encuentre. Desgraciadamente no es siempre así incluso en algunos de los “mejores bares del mundo”.

En un estatus superior del conocimiento de bar llegaremos ya a preveer el éxito o el fracaso de nuestra comanda gracias a la multitud de señales que el Bartender nos envía y que sus utensilios delatan.

Casino_Royale_(112)

Foto de Wikia.com (enlazada)

Me gustaría pues, darte algunos consejos para adquirir algo de cultura de bar sin intención de adoctrinar pero con el propósito de que la próxima vez que visites un hotel en Singapur, Tokio o New York, o simplemente en la próxima reunión de trabajo, con amigos o en tu próxima cita, la persona que te acompañe te diga: ¿Cómo sabes tanto?

Con zumo de limón, zumo de lima, azúcar ya sea en polvo o en sirope y un par de refrescos, soda y Ginger Ale, podemos ya realizar más de 50 cócteles distintos. Algunos de ellos los más solicitados del mundo y en mi opinión, de las mejores combinaciones que podemos degustar.

Una vez aprendidas estas sencillas combinaciones, si nos atrevemos a probarlas con distintas marcas, nuestro grado de conocimiento se verá multiplicado exponencialmente.

Comencemos con la familia de los Sour

Zumo de limón, azúcar y un destilado (Whisky, Bourbon, Gin, Vodka, Tequila, Ron,…)

Se trata de un trago corto y se sirve sin hielo, en una copa Sour y decorado con una cereza Marrasca en almíbar.

Gracias a esta sencillísima combinación ya conocemos más de una decena de cócteles y si nos gusta más con hielo debemos pedir nuestro Sour “on the rocks “ y ya conocemos más de una veintena. 

Veamos un ejemplo:

Whisky Sour “on the rocks”

  • 4.5 cl. ( 3 Partes ) Bourbon Whisky
  • 3  cl. (2 Partes) Zumo de limón
  • 1.5 cl (1 Parte) sirope azúcar

Introduce todos los ingredientes en una coctelera con hielo, bate enérgicamente hasta enfriar la mezcla y sírvelo en un vaso con hielo, colándolo previamente.

Decóralo con una rodaja de naranja y una cereza marrasca en almíbar.

quiero-ser-como-james-bond-whisky-sour-on-the-rocks-cpyright-alfredo-pernia

Conociendo la familia de los Fizz

Si prefieres ésta combinación más suave y refrescante aunque sin hielo, pedirás un Fizz.

Ésta familia de cócteles debe su nombre al ruido que produce el carbónico de la soda al ser vertida sobre el combinado. Se trata de un cóctel digestivo,  sobre todo en su versión con Ginebra, el famoso Gin Fizz. Esta combinación está pensada para ser bebida rapidamente. Como si de una sal de frutas se tratara. Gracias a la soda conocemos ya más de una trentena de cócteles.

Conociendo los Tom Collins

Qué sucede si lo que queremos es esa misma combinación pero más refrescante, suave y para ser tomada de forma más pausada. Debemos pedir la versión también con soda pero con hielo, el Collins.

Para añadir un poco de dificultad quisiera puntualizar que la variante con ginebra así como alguna otra, tienen nombre propio, el Tom Collins, aunque para no complicar demasiado, pidiendo un Collins de Gin, Vodka, Whisky, etc, nadie va a ponernos problema alguno. Si detectas cara de sorpresa, tipo Paquirrín Pantoja, ante ésta forma de pedir la bebida, no desconfíes de ti mismo, házlo del Bartender y pide algo enbotellado.

Así pues ya conocemos más de 40 cócteles.

Conociendo los Cooler

Para finalizar con esta introducción,  si la combinación larga, refrescante y cítrica del Collins, queremos que sea un poco más dulce y con un toque especiado, substituiremos la soda por Ginger Ale y pediremos un Cooler.

Con estas directrices ya conocemos más de 50 cócteles y si nos atrevemos a pedirlo con nuestra marca de destilado preferida, imagínate cuantas combinaciones ya conocemos, ¡más de 500!

Ya podemos empezar a ir por el mundo con la misma seguridad con la que James Bond pide su copa y la de su chica por cualquier Bar del Mundo.

En mi próximo artículo seguiremos desvelando como adquirir ese conocimiento que hará de ti una persona mucho más interesante, si cabe.

¿No te ha gustado?

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.