Marc Joli, la actitud ganadora de TopChef 2014

Marc Joli, la actitud ganadora de TopChef 2014
¿No te ha gustado?

Siempre fui más de Marc Joli. De ese estilo tan diferente e introvertido. De la frialdad que contrasta con la pasión emocional del resto y conmueve porque es auténtica. Del carácter duro de luchador que contagia.

Pero ha sido David García quien ha conquistado los corazones de todos los que hemos seguido TopChef. Con sus platos indudablemente, y con su historia del patito feo. Al que de pequeñito vejaron y maltrataron (el bulling todavía no estaba inventado) por feo y gordito. Y que renunció a tantas cosas de gente joven por seguir los pasos de su mamá y su abuela, en la cocina del To+. Tan joven, tan sonriente, tan amable. Tan parecido al inexperto y torpe lavaplatos Linguini de Ratatouille.

El verdadero pato feo, feo, feote ha sido Marc Jolí. Desde el primer episodio incomprendido por el resto de los concursantes, apartado de las bromas y jugando más solo que la una en la competición culinaria más famosa. El latente “todos contra Marc” ha sido una constante en los últimos programas.

marc joli

Ha aguantado valiente todas las malas miradas, los comentarios desagradables. Y nada ha borrado la intensidad azul de su mirada. Ni ha cambiado. Ni ha dejado de decir lo que pensaba, con parquedad de palabras y sonrisa forzada.

Marc no parece un hombre de equipo. Marc no parece un tipo fácil con el que trabajar. Y en esta edición, creo que ha tenido en su contra su experiencia en El Bulli, por la que el resto (tal vez) mataría, su ambición (necesaria en un mundo donde los cuchillos se afilan a diario) y el desapego por formar parte del grupo, de no ser en absoluto gregario.

“Te falta hablar con el corazón para ser un titán”, le dijo Chicote en la semifinal, cuando explicaba su espectacular “Garguillou ibérica de invierno”, uno de los platos emblemáticos de Michel Bras. Cree el ladrón que todos son de su condición…

Dicen que en la final triunfó la sensibilidad. Y desde este lado de la tele, la sensibilidad del plato no se puede saborear. Y si siete monstruos gastronómicos de este país deciden que Dani lo hizo mejor, no estarán equivocados.

marc joli

En mi opinión el premio a la actitud de TopChef, se lo lleva Marc. Sin sonrisas ni lágrimas.

Cuando el mundo gastronómico empieza a empalagar con tanta pasión, tanto corazón, tanta sensibilidad, lagrimitas por aquí, emociones por allá… un poco de actitud más racional, se agradece.

3 Comentarios

  • Jaime charles Varela dice:

    Yo tambien lo comparto, y el “patito feo” tenia una estrategia de miedo, siempre con su verborrea pero con mucha estrategia que naturalmente le ha funcionado, y tenia panico de Marc, hay que recordar que en las semis deseaba que Marc saliera y se quedara Victor y con Fran, mas de lo mismo. Debo reconocer que soy seguidor de Marc y para mi es el ganador, el “todos contra Marc” no ha funcionado, el ha echado a todos sus mayores detractores. Ole Marc!!!!!!

  • Peabeeleo dice:

    Cien por cien de acuerdo, sin lágrimas de cocodrilo para intentar salvar su culo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.