Sopa de cebolla con pan de queso, receta casera

Sopa de cebolla con pan de queso, receta casera
¿No te ha gustado?

Es evidente que el invierno ha llegado y se ha ido aposentando de qué manera. Lo único que apetece son los platos de cuchara bien calentitos, como ésta receta casera de cocina tradicional de Sopa de cebolla con pan de queso, capaz de revivir a un muerto de frío en cuestión de segundos.

Con ella, podrás aprovechar el pan asentado desde hace unos días para convertirlo en un delicioso acompañamiento que lo harás en cinco minutos.

La sopa de cebolla que se elabora con ingredientes sencillos siempre se ha asociado a la cocina humilde.

Aparece por primera vez en la edición más antigua del libro de cocina Le viandier de Taillevent (siglo XIV) conservado en la Biblioteca Nacional de Francia.

Esta sopa ganó su fama en el siglo XIX cuando se extendió la costumbre de tomar algo caliente en los pocos sitios abiertos hasta altas horas de la madrugada, normalmente las tabernas y restaurantes que rodeaban al mercado central de abastos de París.

La sopa de cebolla pasó de ser aquella que tomaban los trabajadores del mercado para calentar el cuerpo en lasa crudas noches de invierno a ser también un tentempié para noctámbulos.

A pesar de que en la segunda mitad del siglo XX el mercado de abastos fue derribado, la tradición se mantuvo y se incorporó dentro de la rutina de los franceses.

RECETA SOPA DE CEBOLLA

Ingredientes 

  • 3 cebollas grandes
  • 1 ajo laminado
  • 750 ml de caldo vegetal (o agua mineral en su defecto)
  • 60 g. de mantequilla
  • 60 ml de aceite de oliva
  • 1 cucharada sopera rasa de harina blanca
  • Sal
  • 1 cucharada de caramelo líquido (sólo para dar color)
  • Queso Emmental rallado
  • Rebanadas de pan del día anterior

Preparación

En una cacerola baja, pon el aceite y la mantequilla. Añade la cebolla, el ajo y una pizca de sal. Deja que se poche a fuego lento.

Cuando empiece a tomar color (al cabo de unos 30 minutos aproximadamente), añádele la harina y remueve bien para evitar que haga grumos.

Añade el caldo y deja que hierva a fuego lento unos 20 minutos.

Mientras tanto, unta la mantequilla en las rebanadas de pan y pon las virutas de queso Emmental encima y mételas en el horno a 200º C hasta que veas que toman el aspecto tostado como en la foto.

Sirve caliente con las rebanadas aparte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *