Sólo se trata de salir a cenar

Sólo se trata de salir a cenar
¿No te ha gustado?

Una cita que leí hace una semanas en The Guardian sale de la boca de uno de los cocineros más influyentes de este siglo, del que dicen que probablemente cambió la forma de entender la cocina en Inglaterra, un país que hasta hace poco nunca ha sido referencia de las buenas maneras en los fogones.

“I’m not selling gastronomy. I’m selling a night out” Marco Pierre White.

Entre sus discípulos hay nombres que hoy en día forman parte de la élite gastronómica del mundo. Del mundo de la cocina, ¡claro! y ésta cita, me hizo reflexionar sobre una conversación que mantuve, también hace unas semanas durante una animada sobremesa con un grupo de personas cuya relación con la gastronomía es puramente inversora.

Hablo de gente que pone su dinero en el sector, pero a los que toda esta gastro-movida, como diría un buen amigo mío muy crítico con nuestras gastro-obsesiones, les importa un pimiento verde frito.

741897e8-21ca-499d-9d1c-3c68597ed178-1020x744

Relataba yo durante la hora de la copa (sin puro, porque ya no se fuma en los restaurantes y el clima invernal no anima a salir a la calle a fumarse ese cigarrito de después), las magníficas artes de un par de cocineros que he conocido últimamente con una emoción desbordante.

Describía las filigranas de sus platos, las técnicas utilizadas, las influencias en sus recetas con una pasión de enamorada. Gesticulaba como actriz de teatro en un monólogo entusiasta.

“Eva, a mi me encantan las croquetas de mi madre y no las pongo en el altar de las 7 maravillas.

Estáis todos un poco locos con todo esto de la gastronomía, es solo comida. Me encanta salir a cenar, pasarlo bien, tomar un buen vino y que la comida esté rica. No necesito tocar el cielo con la punta de la lengua cada vez que me siento a una mesa.

Croquetas. Sonreí.

Salir a cenar, sin más complicaciones. Volví a sonreír”

La elegante señora que me dirigía sus palabras tenía un poquito, o mucha, razón. Esto de la gastro-movida nos está volviendo a todos un poco locos.

Y aunque muchos sigamos pensando que es una bendita locura, mantengamos los pies en el suelo y la cabeza clara. A veces sólo se trata de salir a cenar, sin más.

1 Comentario

  • Alida Rodriguez D'A. dice:

    Se trata simplemente de vivir toda una experiencia culinaria…, llamada “El placer de la mesa”, donde exige apetito, pero no produce arrebatos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *