Torrijas manchegas de Mamen

Torrijas manchegas de Mamen
4 (80%) 10 votes

Si te digo que había confundido la leche frita con las torrijas y que en un principio, me había negado a probar las que Mamen de Juan había preparado para acabar una jornada de Taller de cocina con Salmón (del que te daré buena cuenta en breve), seguro que pensarías que a una foodie como yo, se me habría ido la chaveta. Pues sí. Se me fue pero la recuperé al instante.

Fue hincarle el diente y saborear leche cuajada con una suave infusión de varios aromas que me llevaron a repetir y a acompañarlas de un vasito con vino de misa se convirtió en un momento divino

Pero, ¿por qué resistirnos a hacer torrijas sólo en Semana Santa y no poder disfrutar de ellas de vez en cuando para merendar?. Quizás es, ¿porque estos días son los últimos para llevar a nuestro cuerpo a pecar golosamente para después entregarnos a una dieta y prepararnos para el verano? Déjate de tonterías, las torrijas se pueden comer en cualquier momento y cuanto más cariño le pongas y no te pases en cantidades, puede ser una deliciosa manera de empezar el día.

Primero lee la receta y luego actúa en consecuencia.

Ingredientes para hacer Torrijas

  • 1 l. de leche entera
  • Pan de barra entera, de uno o dos días antes
  • 6 Huevos
  • Azúcar
  • Canela (en polvo y en rama)
  • Pimienta Sechuán
  • La piel de un limón
  • Un sobre de azúcar vainillada
  • Aceite de girasol o de oliva suave
  • Miel (opcional por si quieres almíbar)
  • Ron

ELABORACIÓN

Lava bien un limón y una naranja para quitarles la cáscara y utilizarlas para aromatizar la leche, que colocaras en un cazo, junto a una ramita de canela, el azúcar de vainilla, pimienta de Sechuán y el azúcar. Calienta y remueve para que la leche se vaya infusionando.

Prepara antes de empezar:

  • Una fuente ancha para colocar la leche infusionada y mojar las rebanadas
  • Un plato liso grande con papel absorbente para escurrir
  • Un plato con una mezcla de azúcar y canela al gusto para poder rebozar cada torrija

Cuando hayas conseguido que esté bien caliente y sin que llegue a hervir, retira, cuela y deja enfriar en una fuente ancha donde puedas mojar el pan.

Corta rebanadas de un par de dedos de ancho, para que al mojarlas con la leche no se rompan.

Empapa bien con la mezcla de leche y escurre. Reboza con huevo batido y añade a una sartén con abundante aceite de girasol bien caliente, sólo vuelta y vuelta para conseguir ese color dorado y tostadito, sin que lleguen a quemar.

Antes de que se enfríen del todo, reboza en azúcar mezclada con canela (la mezcla se tiene que ver oscura).

El resultado es una torrija consistente, jugosa, aromática, sabrosa y hechizante que puede llevarte al lado oscuro si no paras a tiempo, pero que merece su prueba para tocar el cielo con un mordisco.

torrijas-de-mamen-de-juan-copyright-amigastronomicas

Sugerencias

  • Si eres muy goloso, puedes preparar un almíbar para cubrir ligeramente cada torrija. Para ello solo tienes que rebajar la miel con un poco de agua
  • Si quieres darle un toque especial a la leche, añade un chorro generoso de ron. Déjalo hervir, perderá el alcohol, pero el aroma y el sabor que le quedará junto a la canela y la piel de limón, naranja, la pimienta de Sechuán, es de nota altísima
  • Y para rematar, si quieres pecar del todo, qué te parece si lo sirves con una bola de helado de vainilla o leche merengada (gracias Mamen)

Puedes seguir ésta receta y otras muchas más en el blog que Mamen edita y publica en Las comidicas de Mamen, platos de cuchara y viandas del día a día, elaborados de manera tradicional y recuperando la cocina manchega.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.