Can Bosch Restaurant – Cambrils

Hace unos días, estuvimos disfrutando de la cocina de Can Bosch, un pequeño y familiar restaurante que atesora y ha conseguido mantener durante treinta años una estrella Michelín y queríamos saber cómo lo hacían.

La Costa Dorada y concretamente Cambrils, se convierte, a partir de Semana Santa, en destino turístico elegido por muchos por el clima, ambiente y por su gastronomía.

EL LOCAL

Can Bosch no está en primera línea de mar, en el meollo del paseo marítimo, sino a tan solo dos calles de él y supone algo de alivio al estar ubicado en una zona de relativa tranquilidad.

Todo ello, no excluye la dificultad en encontrar aparcamiento (recomendamos ir con tiempo y buscar directamente zona azul y armarse de paciencia).

El local es clásico y tradicional donde cuidan al mimo todos los detalles: desde la mantelería bordada, pasando por los cubiertos de plata hasta llegar a una vajilla moderna y acertada para  cada uno de los platos a servir.

Actualmente disponen de aproximadamente quince mesas en la planta baja y un reservado en la planta superior para un grupo de quince personas máximo, aunque nos comentaron que su intención es ampliar el espacio.

La iluminación está muy bien y las mesas son amplias, bien vestidas y con buena separación entre ellas, consiguiendo que los almuerzos sean íntimos y agradables. Cada una de ellas tiene una pequeña escultura con el nombre, la nuestra “Gall”.

LA CARTA

Tradición y calidad van amorosamente de la mano. Materia prima de lujo y cariño en la cocina. Al mando, el estrellado por Michelín Joan Bosch y su hijo Arnau, también chef, aporta a la tradición un punto de innovación, dando respuestas al por qué de esa estrella desde hace más de 30 años.

MENÚ DEGUSTACIÓN

A parte de la carta, disponen de varios menús como son el “Pica-Pica” o el temporal de Converses a la carta con Raimat pero en ésta ocasión, nos decantamos por su Menú degustación dónde queríamos conocer de primera mano qué tipo de cocina ofrece Can Bosch y el “por qué” de esa estrella Michelín.

De acuerdo a nuestras preferencias, Manel, el Sommelier, nos aconsejó dos vinos: Louro –Rafael Palacios (DO Valdeorras) y VMalcorta – Javier Sanz (DO Rueda). Si nos tuviéramos que decantar por uno, quizás nos gustó algo más el primero.

Snacks

menu-degustacion-can-bosch-1-copyright-rosi-luque

Sobretodo el foie rebozado con maíz en polvo (a nadie se le ocurriría rebozar foie con ellos … )  y el hojaldre con sobrasada no te dejan indiferente.

menu-degustacion-can-bosch-1bis-copyright-rosi-luque

Bogavante y su coral, calçot a la brasa, emulsión de pimiento rojo y granizado de ostra: personalmente no nos apasionó la mezcla de texturas y principalmente el calçot. Por separado: ¡fabulosas!

menu-degustacion-can-bosch-6-copyright-rosi-luque

Tapa de aperitivo

menu-degustacion-can-bosch-0-copyright-rosi-luque

Spaghetti de calamar con su tinta, alcachofa y langostino

menu-degustacion-can-bosch-4-copyright-rosi-luque

Un “trampantojo” de spaguettis desde unas tiras de calamar a -50º muy logrados; probablemente fue el que más nos gustó).

Lubina a la papillota con mantequilla Café de París y pil-pil de placton marino

menu-degustacion-can-bosch-2-copyright-rosi-luque

Lubina correcta y el fondo de placton muy sabroso.

Cola de buey deshuesada, maíz dulce y mostaza casera

menu-degustacion-can-bosch-7-copyright-rosi-luque

Cola de buey  deshuesada, maíz dulce y mostaza hecha a casa: muuuuy melosa y sabrosa con más de 12 horas de cocción. Compite con el calamar por el primer puesto.

Long cítrico con fruta de temporada y sorbete de yogurt aromatizado

menu-degustacion-can-bosch-11-copyright-rosi-luque

La presentación es bonita y con gracia y el sorbete muy bueno realizado como el resto de postres, por el chef pastelero de Can Bosch.

Avellana, algarroba y chocolate

menu-degustacion-can-bosch-10-copyright-rosi-luque

Sorprende el sabor del bizcocho de algarroba que conjunta de forma certera con el resto de elementos.

Petits fours

menu-degustacion-can-bosch-3-copyright-rosi-luque

Sin desmerecer al macaron de limón,  destacaría la palomita de dulce de leche. Estamos de acuerdo que podrían patentarla y proveer a todas las salas de cine de la provincia.


NUESTRA IMPRESIÓN

Yendo en grupo da lugar a que cada uno pueda expresar qué le ha parecido. En cuanto a los platos, hubo disparidad de opiniones, ya que la materia y la elaboración de todos ellos fueron excelentes, pero triunfó el Spaguetti de calamar y la Cola de buey.

En cuanto a los postres y, siendo prudentes, probablemente hubiéramos tripitido con el de Avellana con crumble de algarroba y chocolate. Espectacular.

El servicio es muy profesional sin ser distante y tirante sino cercano y familiar. Joan Bosch, chef del local pasa amablemente por cada una de las mesas para saber si ha estado todo a nuestro gusto; su mujer Montserrat, muy atenta a todo lo que sucede en sala y, Manel, el Sommelier y el servicio de mesa, te explican cuidadosamente los platos y consiguen que te sientas cómodo y disfrutes de la comida desde el primer segundo.

Quizás destacaría que echamos en falta un punto de sorpresa.

Está todo rico y muy bien elaborado pero no hay un punto álgido de sorpresa o sublimación, el menú degustación nos pareció quizás algo lineal.

No sé si me explico, pero comparado con otros sitios de categoría inferior incluso, eché de menos alguna pequeña genialidad que hiciera que me acordase para siempre del lugar.


MÁS  INFO SOBRE CAN BOSCH

Menú degustación (no incluye bodega): 67 euros + IVA
Dirección: Rambla Jaume I, 19 – Cambrils – Teléfono: 977 36 00 19
Día de cierre: Lunes –  Página web

 

¿No te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.