Ribera del Duero: Romántica Crianza 2011

Seguimos nuestro viaje enológico y en este caso, hacemos escala en la Ribera del Duero, concretamente en la bodega De Bardos que trabajando en añadas calificadas como “Excelentes” por el Consejo Regulador, selecciona las mejores uvas de sus parcelas situadas en lugares como Fuentemolinos, Quintanilla de Onésimo, Anguix y Moradillo de Roa.

El tinto que nos ocupa hoy nuestra atención, pasa por ser el término medio de las referencias disponibles de la bodega: Su Crianza ROMÁNTICA 2011.

ribera-duero-romantica-crianza-2011-1-copyright-amigastronomicas

El “envoltorio” ya nos sugiere delicadeza y cuidado, el mismo con el que tratan la materia prima con lo que lo elaboran: Botella borgoñona y una etiqueta atractiva y elegante, delicada. Aires greco-romanos y tonos grises y negro-oscuros le otorgan cierto aire de distinción.

Cata Romántica Crianza 2011

Descorchamos y servimos la primera copa: hay buena capa, ribete granate y lágrima fina en el cristal. Transparente, sin llegar a tintar la copa.

La nariz ya nos indica que nos vamos a encontrar un vino algo peculiar. Mutante, juguetón… por la temperatura, se me antoja bastante importante e incide en las impresiones personales del que suscribe estas líneas.

A copa fresca, nos encontramos con la fruta fresca, ligeramente compotada. Fruta roja (mermelada de moras, frambuesa…).

ribera-duero-romantica-crianza-2011-copyright-amigastronomicas

La templanza nos lleva a los recuerdos de la barrica tostada, ahumada. Y, sobretodo, a las especias que surgen al final de esta fase olfativa que, poco a poco, se irán apoderando de la nariz y con la ayuda de la temperatura dejarán a la fruta en un mero y tímido recuerdo.

Cuando llegamos al punto de beberlo, apreciarlo en boca, la cosa todavía es más clara: ataca fresco, alegre. No es un gran trago ni tiene tanta amplitud, pero si resulta bastante largo en el desarrollo en nuestra boca. Decididamente un “Crianza”, pues se percibe sobremanera la madera tostada, los ahumados y las especias que recordamos de la nariz.

Sólo al final, parece que el vino quiera hacer un guiño a la fruta (algo más madura que en nariz), de forma tímida y poco presente.

ficha-vino-romantica-crianza-2011-copyright-amigastronomicas.jpg

CONSEJO: A la hora de disfrutarlo, mantenerlo un poco más fresco de lo que se recomienda (13-14º)

Y si dispones de dos o más botellas, tal vez sea una buena opción darle un año/año y medio más de guarda. Será interesante comprobar cómo evoluciona, y si esa madera que se percibe en boca se ha educado y templado en la botella.

Ribera del Duero: Romántica Crianza 2011
¿No te ha gustado?

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.