Chicha Limoná: Desayuno en Barcelona

CHICHA LIMONÁ es un local que encontramos de casualidad mientras nos dirigíamos a otro. La verdad es que cuando vamos de escapada a la ciudad condal, aprovechamos para visitar aquellos que vemos en fotos en la cuenta de Instagram de algún foodie de la zona.

Recordamos entonces que nos sonaba el nombre (bastante original, ¿no crees?) y caímos en la cuenta de que habíamos leído algo sobre él  y que podría casar con nuestros gustos. Las amplias cristaleras de la entrada y la abundante afluencia de clientes un sábado a primera hora, nos hizo cambiar nuestro propósito inicial, adentrándonos abducidos en su interior para desayunar.

El local: Chicha Limoná

Chicha Limoná está en pleno Paseo de Sant Joan y es de uno de esos locales que fusiona dos ambientes totalmente diferentes gastronómicamente hablando. Nosotros recalamos en LIMONÁ, mientras que de CHICHA sólo puedo decirte lo que he leído por la red, (ya que estaba cerrado): que es una espacio donde puedes ir de vermuteo y en el que además puedes comer y cenar.

chicha-limona-barcelona-9-copyright-rosi-luque

Su decoración tiene aire retro y encuentras que ninguna mesa es como la otra, que se combinan múltiples tipos de asientos, sofás y sillas;  que no casan de ninguna de las maneras los modelos entre sí y que tal vez, acabes sentada en una larga mesa con algún desconocido si el resto está lleno.

chicha-limona-barcelona-2-copyright-rosi-luque

Los suelos fusionan azulejos, madera, flores secas y objetos vintage (una aquí se da cuenta que lo que ahora denominan así, ha formado parte de mi niñez) que parece que está puesto todo a batiburrillo pero, al final, el conjunto luce en perfecta armonía.

En la misma entrada de LIMONÁ encuentras el típico aparador repleto de dulces con tarteras ofreciéndote descaradamente plum-cakes y pasteles, brioixes, croissants, galletas… Y justo enfrente, uno de esos mullidos y sugerentes sofás con una mesita baja en el que se suceden las sillas y mesas en un amplísimo local donde además, el obrador está a la vista y te entretiene sin querer, a curiosear lo que se cuece en él.

chicha-limona-barcelona-13-copyright-rosi-luquechicha-limona-barcelona-8-copyright-rosi-luque

La carta

Somos unos enamorados del «Carrot Cake» (Tarta de Zanahoria) y siempre que vamos a un local y comprobamos que en su carta hay, la tenemos que pedir sí o sí. Creo que empezamos a tener una de esas manías de gente “mayor” o más bien “vintage” 😉

chicha-limona-barcelona-3-copyright-rosi-luque

Así que la pedimos para compartir en el desayuno y nosotros, que hacemos una en casa para chuparse los dedos, no nos pareció de las mejores que hemos probado. Las nueces eran grandes en tamaño y estaban algo pasadas, pero que no cunda el pánico que el resto estaba muy bueno y, en general, LIMONÁ aprueba con notable alto.chicha-limona-barcelona-4-copyright-rosi-luque

Ahora que he desechado (sin ningún motivo salvo por cabezonería) de mi dieta el poco café que tomaba diariamente, me he pasado a tomar tés, así que éste fué servido por la típica tetera japonesa de hierro fundido que tanto se ha puesto de moda y por supuesto con un reloj de arena para respetar el tiempo indicado para obtener de cada té sus mejores cualidades y que costó el «módico» precio de 2,5 euros, igual que el café con leche de mi acompañante.

chicha-limona-barcelona-6-copyright-rosi-luquechicha-limona-barcelona-10-copyright-rosi-luque

El resto de desayuno compuesto por una flauta de ibérico (muy, muy rica) y un croissant de jamón y queso calentito, nos pareció que estaba bueno.

chicha-limona-barcelona-14-copyright-rosi-luque

chicha-limona-barcelona-7-copyright-rosi-luquechicha-limona-barcelona-11-copyright-rosi-luque

El servicio por parte de la camarera fue muy natural y correcto. Pudimos comprobar, además, que hablaba un perfecto inglés, ya que compartimos nuestra alargada mesa de madera, con tres chicas británicas.

Nuestra impresión

Un local muy agradable con carta variada para tomar café, infusiones, zumos y refrescos orgánicos a precios un pelín excesivos.

Sabemos que los productos detox, orgánicos y veganos se llevan el protagonismo en este desenfrenada moda de ser sano las 24 horas del día, pero nos parece también igual de cierto que los precios se inflan al ritmo de esta “nueva” moda, cosa que, por principios, refutamos.

Sin duda, el ambiente tranquilo y relajado, es capaz de llevarte a ese estado de desconexión leyendo el periódico o cualquier buen libro mientras disfrutas del desayuno o merienda.

Precio del desayuno: 14,50 euros (Carrot cake + té + café con leche + flauta de ibérico + croissant de jamón y queso)

ficha-restaurante-cafeteria-chicha-limona-copyright-amigastronomicas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.