La tortilla y sus apellidos: Recetas para triunfar

La tortilla tiene un montón de apellidos. Quizás, tras la paella, es el plato que más discusiones suscita dentro de la gastronomía de nuestro país. Española, francesa, cuajada, compacta, rellena… cada uno tiene en su cabeza la Tortilla Ideal.

Caso aparte es, obviamente, esa enconada disputa entre la cebolla, ingrediente que unos desdeñan y otros defienden con pasión. Por lo que a mí respecta, no creo que este punto en concreto tenga tanta importancia.De hecho, podemos prescindir de la cebolla y sustituirla fácilmente.

De lo que no podemos prescindir, y en eso creo que estaremos todos de acuerdo aunque parezca una perogrullada, es del huevo.

LA TORTILLA, UN MANJAR PARA TODOS

Pero no he escrito este post con afán de polémica. Al fin y al cabo, cada uno tiene sus gustos y sus preferencias, o sea que dejaré a los “Concebollistas” y “Sincebollistas” en su eterna discusión bizantina, y me centraré en las casi infinitas posibilidades que, cebolla y patatas aparte, nos ofrece este plato tan básico como exquisito. Lo que yo llamo “La tortilla y sus apellidos”.

Hacer una buena tortilla tiene su mérito, sobre todo si es grande (las suelo hacer hasta de doce huevos…) o si, por el contrario, es demasiado pequeña, que también tiene su truquillo, como puede ser el socorrido aro de cocina.

Quiero, más bien, centrarme en contarte algunas de las variedades que elaboro, y que suelen tener mucho éxito.  Te pondré ejemplos para hacer tortillas grandes, de unos seis huevos o más, porque el mundo de las tortillas “francesas” para una persona es infinito, y creo que admite cualquier ingrediente de esos de aprovechamiento o, como digo yo, “de lo que había por casa”.

Así que vamos a intentar ampliar nuestros conceptos sobre lo que puede o no puede llevar una buena tortilla, y verás que esta joyita de nuestra gastronomía es, por así decirlo, totalmente tuneable.

TORTILLA DE CALABAZA

Vamos a empezar por una sencilla.

Sustituye parte de las patatas por calabaza. ¿Su mejor época? En invierno. La cortas laminadas, igual que las patatas, y la pones a freír un poco después, ya que es más tierna y acabará deshaciéndose.

TORTILLA DE ESPINACAS Y CEBOLLA

La tortilla de espinacas es una gran idea para hacerle comer a los peques esta verdura, uno de esos “engaños cariñosos” a los que recurrimos para incluir vegetales en la dieta de nuestros hijos y no acabar frustrándonos ante su negativa a comerlos.

A esta tortilla en particular suelo añadirle cebolla. Para eso la sofrío y, cuando está dorada, incorporo las espinacas crudas, lavadas y bien escurridas (no las cuezo, porque pierden todas las vitaminas en el agua).

Puedes ir incorporándolas poco a poco a la sartén, porque abultan mucho, pero al sofreírse reducirán su tamaño de forma espectacular. Suelo utilizar un paquete entero de 350-400 gramos para unos seis huevos.

TORTILLA DE CHAMPIÑÓN Y CALABACÍN

Quien dice champiñón, dice cualquier tipo de setas u hongos, que dan mucho juego en las tortillas. Eso sí, teniendo la precaución de que suelten toda el agua en el sofrito, antes de incorporarle los huevos.

A mí me encanta combinarlos con algo que le dé un poco de jugosidad, como el calabacín, que parto en tiras pequeñas con una mandolina o rallador. Todo sofrito y luego añade los huevos.

TORTILLA DE GAMBAS

¿No te pasa que al hacer una tortilla de gambas se os queda una tortilla plana y con bultitos?

tortilla

Pues eso no me gusta mucho, y creo que he encontrado la solución, añadiéndole puré de patatas, que le dará consistencia a la tortilla. No demasiado. Un par de patatas pasadas por el pasapuré y bien mezcladas con los huevos y las gambas (previamente sofritas con un ajo picado).

Quedará espectacular a la vista, y deliciosa en la boca.

TORTILLA DE FOIEGRAS

Esta es la típica receta que escuchas en una conversación sobre recetas, y que nunca se te habría ocurrido. Me llamó la atención, y la puse en práctica, elaborándola alguna vez para tapas, en raciones pequeñas, con la ayuda de un aro (en la foto puedes ver cómo).

tortilla

La tortilla que preparé lleva champiñón, beicon en tiras finas, un poco de cebolla (al gusto de cada uno) y cuando lo tengas todo bien sofrito, una lata de foiegras. Pruébala, de verdad, y ya me contarás lo deliciosa que está.

TORTILLA DE REBUJITO

Como buena manchega, adoro lo que aquí llamamos coloquialmente “marisco de orza”, que no es otro que nuestros chorizos, morcillas y otros fritos conservados en orzas con aceite. Sin duda, un manjar que no iba a pasar desapercibido sin que se le aplicaran unos huevos.

A mí me gusta coger carne de hacer chorizos, bien tiernecita, y deshacer alguna morcilla de cebolla (que son las nuestras). Todo eso, junto con unas tiras de jamón, mezclarlo con los huevos para hacer una consistente tortilla, que entre un buen pan es una auténtica delicia.

TARTA DE TORTILLAS ó TARTILLA

Puedes combinar el recopilatorio de estas tortillas y hacer una presentación original en forma de una tarta, simplemente poniendo una tortilla sobre otra.

tortilla

En alguna ocasión he puesto queso, jamón de york, beicon, ensalada o simplemente mayonesa entre una y otra, para de esta manera obtener un pincho de tortillas variadas, exquisito y curiosamente presentado.

TORTILLA EN CALDO

No quería pasar un post sobre tortillas sin hablarte de este “apellido” en particular.

tortilla

Una comida muy manchega, como es la Tortilla en Caldo. La receta aquí

Nuevas ideas para tus próximas tortillas: ¡Sorprende a más de uno!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *