Pollo glaseado con Coca cola

Pollo glaseado con Coca cola
¿No te ha gustado?

Estamos en los primeros días de Enero y la verdad es que tendría que estar pensando seriamente en empezar a depurar mi cuerpo tras los ágapes navideños, pero hoy he quedado con mi amiga Mónica (que resulta ser una gran cocinera) y es imposible pensar en comer una ensalada, así que me ha sorprendido con un Pollo rustido y glaseado con CocaCola.

Me ha comentado que la receta es heredada de su cuñada, a la que llaman cariñosamente “Luigi” (Luisa) y me he sentido tan sorprendida por el gusto y por la facilidad de la elaboración, que no he podido resistirme a compartir contigo este plato.

Si quieres quedar bien, no tienes tiempo, no te quieres gastar mucho dinero y quieres chuparte los dedos, creo que te va a encantar.

pollo


INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

  • 8 Muslos de pollo
  • 8 Alitas
  • 1 vaso pequeño de agua
  • Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE)
  • 1 sobre de sopa de cebolla deshidratada  (lo encontrarás en Mercadona)
  • 2 latas de Coca Cola

PREPARACIÓN DEL POLLO

Precaliente el horno a 190º C.

Limpia las piezas de pollo y colócalas en una fuente honda.

Vierte un chorro de aceite de oliva virgen extra y espolvorea la sopa de cebolla impregnando todas las piezas de pollo.

A continuación, echa el agua y las dos latas de Coca Cola cubriendo el pollo.

Mantén la misma temperatura e introduce la bandeja en el horno.

Hornea durante una hora y a la media, dando la vuelta a las piezas para que doren por igual.

Puedes dejar el pollo reposando para que absorba el jugo una vez haya pasado el tiempo.

El resultado es espectacular, no hay restos de aceite sino una salsa unificada y con una pinta deliciosa.

pollo

CONSEJOS

Quedará muchísimo mejor si lo haces de un día para otro. El pollo se impregna del jugo y está mucho más rico.

Si eres de lo que te gusta rebañar, compra más de una barra de pan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.