Depende de ti: Consejos para no comerte la cabeza

Depende de ti: Consejos para no comerte la cabeza
¿No te ha gustado?

Estimadas lectoras, el post de hoy trata de encontrar el motivo por el que a veces no estamos al alcance de resolver los conflictos y preocupaciones del día a día. ¿En qué te enfocas? Conocer la respuesta de esta pregunta depende de ti, es la clave para encontrar una salida eficaz a tus dudas, preocupaciones y conflictos.

Estamos acostumbradas a preocuparnos por las cosas, a ponernos rápidamente a resolver los problemas que van surgiendo y en muchas ocasiones no paramos de darle vueltas a la cabeza con un pensamiento recurrente, sin encontrar solución y entrando en un bucle de pensamientos que no podemos parar.

¿Cuántas veces te has preocupado y has intentando resolver problemas sin obtener resultados? ¿Cuántas veces te ha inundado la impotencia sin poder hacer nada al respecto?

Y es que nos olvidamos del primer paso y más importante para poder resolver cualquier cuestión.

Cuando te encuentres con una preocupación y no dejas de darle vueltas, cuando tengas un conflicto con alguien, cuando quieras arreglar un malentendido, antes de nada, hazte la siguiente pregunta:

¿Qué es lo que depende de ti?

Primero, separa aquello que dependa de ti y de lo que no. Descubrirás que en la mayoría de ocasiones nos enfocamos en las cosas que no dependen de nosotras, por ese motivo no encontramos la solución al problema.

La razón es muy simple, sólo podemos influir en aquello que depende de nosotras.

depende de ti

Por ejemplo, a veces queremos que la otra persona entienda nuestro punto de vista, ¡cuántas veces hemos dicho la frase; “ya no sé cómo decirlo”! y nos obcecamos o nos frustramos si no es así.

Si te preguntas qué depende de ti, te darás cuenta que sólo puedes incidir en cómo dices las cosas, en esforzarte a encontrar el momento adecuado, el tono y la mejor manera de decirlo, pero que lo entienda o no, o que cambie de actitud en función de tu discurso ya no depende de ti por mucho que te esfuerces, depende de la otra persona.

Cuando nos enfocamos en lo que está a nuestro alcance todas las acciones que realizamos cobran sentido y dan resultados.

A veces no podemos cambiar las circunstancias que nos rodean, hay factores que no dependen de nosotras pero siempre tenemos que tener la actitud para enfrentarnos al reto que tenemos delante.

¿Qué beneficios conseguirás enfocándote en tu círculo de influencia?

  • Tranquilidad y sosiego. Tu nivel de aceptación de la situación será mayor
  • Dejar de luchar por algo que no puedes hacer nada y evitar así gastar energía y agotarte mentalmente
  • Evitaras perder el tiempo
  • Aumentará tu nivel de satisfacción contigo misma. Ya que encontrarás una solución a tu cuestión más fácilmente. Porque si no depende de ti, no puedes hacer nada
  • Te enfocarás en asumir, aceptar y gestionar el problema desde otro punto de vista más efectivo

Fuente imágenes: Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.