Fundación Menudos corazones

Menudos corazones

Sabes que me gusta mucho colaborar con eventos solidarios, es mi pequeña aportación a una causa en la que creo.  Los hay de todo tipo y condición, pero cuando hay niños pequeños y adolescentes por medio, la vena sensible de madraza se intensifica y ni me lo pienso, sólo actúo.

Esta semana te presento la Fundación Menudos corazones una entidad sin ánimo de lucro cuya finalidad es llevar a cabo los programas y actividades necesarios para mejorar la calidad de vida de los niños y jóvenes con cardiopatías congénitas y de sus familias. Dentro de los muchas necesidades que tienen, uno de sus objetivos es disponer del apoyo necesario para llevar una vida familiar, laboral, escolar, social y normalizada.

Hace una semana, lanzaron un vídeo que no llega a los 2 minutos de reproducción en Youtube, con el objetivo claro de conseguir en 24 horas, 4000 reproducciones, si lo conseguían, la Fundación Telefónica les entregaba una importante donación económica para sufragar sus proyectos.

El reto fue superado con creces, así que como la intención es lo que cuenta, vamos a compartir este artículo en Facebook, Twitter y otras redes sociales en las que estés para ver si entre todos, conseguimos aumentar ese número de personas que lo han visto.

En el vídeo sale como protagonista Ana Fernández (más conocida por su papel de adolescente con poderes eléctricos en “Los protegidos” que se emitía hace un año en Antena 3) que le está leyendo un cuento a una niña con problemas de corazón, sin duda una metáfora de cómo viven los pequeños con cardiopatías y sus familias.

CUENTO
Érase una vez una niña que tenía un calcetín roto… pero nadie lo sabía.

Ese calcetín no le molestaba al andar, ni le impedía saltar a la comba. Pero si corría mucho, el zapato le rozaba y podía hacerle una herida. Por eso había ciertos juegos a los que no quería jugar y sus compañeros no lo entendían, porque el agujero no se veía. Sólo la niña sabía que estaba ahí.

A veces se olvidaba de él. En realidad, sólo le molestaba al quitarse los zapatos, porque le entraba un poquito de frío. Y eso sí era un problema, porque con los pies fríos no se puede andar, ni saltar a la comba. Así que un día, los padres de la niña pensaron que sería mejor hacer un remiendo en el calcetín.

Así la niña estaría más tranquila. Y ellos también. Sin el agujero, ya no se notaba el frío. Pero la costura también le rozaba. Así que seguía sin jugar a ciertos juegos y sus amigos seguían sin saber por qué…

Al final, cansada de que se lo preguntaran tantas veces, decidió contarles la verdad: “No puedo correr como vosotros, porque tengo un poco roto… el corazón”.

MENSAJE FINAL: 

Cada año se dan en España 4.000 nuevos casos de cardiopatías congénitas. Niños con problemas de corazón que no se ven, pero que requieren todo el cuidado y cariño que les podamos ofrecer.

En Menudos Corazones somos muchos los que colaboramos de forma discreta. Y tú también puedes ayudarnos, con sólo hacer que nos vean. Comparte este video, para ayudar a sensibilizar sobre las cardiopatías congénitas. Gracias de corazón.

Idea original: Delfín Martín
Dirección: Raúl Regueiro
Ayte. Dirección: Guillermo Tordesillas
Camara, iluminación y sonido: Javier López

Más información: Página oficial de Menudos corazones

Fundación Menudos corazones
¿No te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.