Los ladrones del tiempo

¿Cuántas semanas hace que quieres hacer algo y todavía no los has hecho? ¿Desde cuándo no realizas tu hobbie o lo que más te gusta? ¿Cuánto hace que no llamas a una persona querida? ¿amiga, sobrina, hermana? Te presento a los ladrones del tiempo, los compañeros de camino que te acompañan en el día a día para que hagas lo urgente e inmediato y te olvides lo que verdaderamente es importante.

Sin darnos cuenta convivimos con ellos a diario, les abrimos las puertas de nuestra casa de par en par y como si de grandes compañeros de viaje se tratase, los incorporamos en nuestras vidas acompañándonos.

Casi agarraditos del brazo, permanecen con nosotras encantados. Hacer que postergues lo importante y no dedicarte tiempo para ti son sus principales objetivos, los ladrones del tiempo tienen muy claro su fin y lo llevan a cabo con la máxima precisión.

Debo reconocer que luchar contra ellos es cansado, pero más agotador es vivir a su lado, así pues, te propongo algunas ideas para pedirles amablemente que se vayan.

Lo primero que debes hacer es identificarlos. Tienen muchas formas y caras y cada vez se presentan con una de muy distinta, así pues, debes reconocerlos todos.

LOS LADRONES DEL TIEMPO: LOS CONOCES

Los más conocidos son los que te hacen perder horas y horas delante de una pantalla, el tiempo que empleas en la televisión, jugando en red, o mirando cosas banales por internet. A pesar de ser los más conocidos son los más engañosos porque te hacen creer que tampoco estas tanto tiempo con ellos.

los ladrones del tiempo

Por eso te propongo que cada vez que empieces a mirar la televisión, jugar o surfear por internet apuntes la hora de inicio y la hora del final. Así durante una semana, te darás cuenta de la cantidad de horas que le dedicas a tu querido ladrón y empezaras a dedicarle menos horas en beneficio de aquello que te aporta más.

Existen otros más difíciles de ver, son los que se esconden detrás de personas conocidas que aparecen mientras estás haciendo algo y empiezan a hablar sin parar.

¿Cuántas veces sentada en la oficina ha venido una compañera de trabajo a contarte alguna historia suya y está ahí tiempo y tiempo? O cuando estas en casa haciendo algo concentrada o leyendo aparece tu pareja a explicarte algo trivial.

En estos casos hay que saber decir NO, con el máximo respeto y cariño. Debemos saber cortar conversaciones que no aportan nada en momentos que no podemos atenderlas, debemos saber decir, en otro momento por favor y continuar con lo nuestro. Al no ser importante, la otra persona aceptará nuestro No sin inconvenientes e incluso nos entenderá y veréis que efecto tiene en vosotras eliminar este ladrón de tiempo.

Un ladrón complicado de hacer frente y que se presenta a menudo en nuestra vida es el tiempo que nos hacen esperar las demás. A veces esperando, esperando se nos ha desvanecido la tarde.

Así pues, cuando quedéis con alguien sed puntuales y pedid que lo sean, cuando os habéis comprometido a algo cumplidlo y haced que lo cumplan, porque si no, puedes llegar a perder mucho tiempo adaptándote al nuevo horario de las demás y no al tuyo.

Te ayudará explicar que tu tiempo es importante y limitar un tiempo de espera, así tendrás en tus manos la gestión de tu tiempo.

Y por último! no olvides la agenda y planificar semanalmente tus quehaceres empezando por lo que es realmente urgente, luego lo importante y finalmente todo lo demás.

Fuente imágenes: Pexels

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *