Suspiro limeño receta navideña

Suspiro limeño receta navideña
¿No te ha gustado?

Es temporada de ir pensando en menús navideños y este Suspiro Limeño es un buen candidato a estar en esos ágapes, puesto que es de esas delicias muy, muy fáciles de hacer y 100% para golosos. Es un dulce que te deja con un sabor de boca impresionante y del que te estás relamiendo aún un buen rato después de habértelo terminado.

El Suspiro Limeño es postre originario de Perú. Se cuenta que le pone su nombre un poeta (José Gálvez Barrenechea), que le llamó Suspiro de Limeña al ser suave y dulce como el suspiro de una mujer, cuando su señora se lo dio a probar la primera vez que lo hizo. Y de ahí pasó a conocerse con el nombre de ésta fantástica receta que podrás repetir cuantas veces quieras.

Parece que de ahí también surge el nombre de los llamados Suspiros, popular dulce español, hechos a base de merengue, como éste limeño. Así que parece que no debemos ser tan originales.

De cualquier forma, se llame como se llame, merece que le dediquemos un rato y compartirlo con vosotros. En Flow Cooking ya lo hemos preparado en varias ocasiones y sorprende lo rico que está y lo sencillo que es de preparar.

RECETA DE SUSPIRO LIMEÑO

Ingredientes para 6 personas:

  • ½ litro de leche condensada
  • ½ litro de leche ideal
  • 4 huevos
  • Una rama de vainilla
  • 100 gr de azúcar glasé

ELABORACIÓN:

Cuece la leche ideal y la condensada juntas, añadiendo una rama de vainilla a la que le tienes que quitar las semillas abriéndola con cuidado (también puedes poner ½ cucharadita de esencia de vainilla, si no tienes en rama). Lo pones a fuego medio-bajo hasta que espese, aprox. 60 minutos removiendo bien, hasta que cambie a un color tostado.

Por otro lado separa las claras de las yemas de los huevos. Bate un poquito las yemas para mezclarlas bien.

Una vez que la salsa esté bien tostada, retírala del fuego y le vas agregando las yemas poco a poco sin dejar de remover. Después lo pones todo junto a cocer de nuevo a fuego muy lento y sin parar de remover hasta que espese (esto no te debe llevar más de cinco minutos, aproximadamente).

Elabora ahora el merengue montando las claras hasta que parezcan espumosas.

Entonces les añades el azúcar glasé y continúas montando las claras hasta que alcancen punto de nieve. Métela en una manga pastelera para que sea más fácil el montaje.

Montaje:

En una copa de Martini o en un vaso ancho, pones un poco de la mezcla de leches y huevo y encima el merengue, que si quieres ser un artista y dejarlos preciosos los puedes quemar un poco con un soplete.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *