Practicar yoga en verano, ¿nos afectan las estaciones del año?

Practicar yoga en verano

A los que nos gustan los animales, vemos a menudo documentales que nos explican como las estaciones de año afectan a la vida animal y a procesos esenciales en sus vidas como son la reproducción y la  hibernación. Y, ¿a los humanos? ¿nos afectan las estaciones del año? y este impacto, ¿afecta también a practicar yoga en verano?

Al igual que no afecta en nuestros hábitos el tiempo o el lugar en el que estamos, las estaciones del año influyen en nuestro estado de ánimo, en la manera que tenemos de afrontar el día a día y en nuestro estilo de vida:

  • en invierno somos más propensos a sentirnos tristes, con el buen tiempo estamos mucho más alegres, al aumentar las horas de luz, aumenta nuestro bienestar emocional
  • la vitamina D que nos proporciona el sol en un 90%, nos fortalece los huesos, reduce la agresividad y mejora nuestros niveles inmunológicos
  • con el frío aumenta el desapego, la introspección y la quietud

Todos estos aspectos, cuando el yoga te acompaña en tu día a día, también afectan a nuestra práctica de yoga. 

¿QUÉ BENEFICIOS TE APORTA EL YOGA DURANTE LAS ESTACIONES MÁS CALUROSAS DEL AÑO?

Con el calor aumenta la flexibilidad de nuestro cuerpo, disminuyen las lesiones y durante la práctica de las asanas, podemos liberar más toxinas              

Pero también hay que tener en cuenta que, con las altas temperaturas, aumenta tu temperatura interna y con las olas de calor que estamos sufriendo, conviene que no hagas prácticas demasiado intensas para evitar colapsar o marearte o llenarte de energía negativa, sobre todo si tienes la tensión alta o sufres problemas respiratorios. 

Practicar yoga en verano

Para compensar estos efectos, puedes optar por:

  • elegir aquellas horas del día que sean menos calurosas o antes de la salida del sol
  • optar por una práctica menos dinámica. En esta línea, es muy recomendable la de Yin Yoga que consiste en mantener por largo tiempo un conjunto de posturas para trabajar la flexibilidad, la concentración y la relajación tanto física como mental
  • escoger ropa cómoda: idealmente de algodón porque absorbe el calor
  • practicar yoga en ayuno o a las 2 horas de haber comido

ALGUNAS RECOMENDACIONES PARA PRACTICAR YOGA EN VERANO

En el libro “Luz sobre el yoga” de BKS Iyengartienes muchas recomendaciones para adaptar y disfrutar de tu práctica de yoga: a través de 200 asanas, Iyengar te da opciones de posturas para relajarte, para activarte, para tonificar y flexibilizar determinadas partes del cuerpo y también para aumentar o disminuir nuestro calor corporal:

  • evita las posturas más exigentes
  • evitar las posturas más dinámicas como los saludos al sol
  • basa la práctica en posturas de suelo y que potencian el foco en la respiración. Entre ellas, te recomiendo: janu sirsasana, uttanasana o paschimottanasana, viparita karani, sarvangasana y por supuesto, savasana

Por último, desearte un feliz verano ☀️ y que disfrutes de cada segundo! 🫶

4/5 - (59 votos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.