Hígado graso y pautas nutricionales que recomendamos

Hígado graso

Últimamente he visto en redes sociales que muchos hablan y aconsejan sobre el hígado graso. Hay que tener cuidado y sobre todo hay que saber de quién te viene la información y actuar en consecuencia.

El hígado graso, también conocido como esteatosis hepática, es una condición en la cual se acumula grasa en las células del hígado. Esta acumulación de grasa puede ser causada por varios factores, siendo los más comunes el consumo excesivo de alcohol (en el caso de la esteatosis hepática alcohólica) y la obesidad (en el caso de la esteatosis hepática no alcohólica, la forma más común). También puede estar relacionado con otros factores, como la diabetes, el síndrome metabólico, la resistencia a la insulina y la dieta poco saludable.

La acumulación de grasa en el hígado puede llevar a la inflamación y al daño hepático. En algunos casos, puede progresar a una enfermedad hepática más grave, como la esteatohepatitis no alcohólica (EHNA), que puede causar fibrosis hepática, cirrosis y otras complicaciones hepáticas. Por lo tanto, el hígado graso es una afección que requiere atención médica, y su tratamiento a menudo implica cambios en el estilo de vida, como la pérdida de peso, la modificación de la dieta y la reducción del consumo de alcohol en el caso de la esteatosis hepática alcohólica.

Hígado graso

El hígado graso es una condición que puede no presentar síntomas en sus primeras etapas, por lo que es importante realizar un diagnóstico médico adecuado, generalmente a través de pruebas de sangre y pruebas de imagen, como la ecografía hepática, para evaluar la salud del hígado. y determinar el grado que tienes.

PAUTAS NUTRICIONALES Y ALIMENTARIAS QUE MEJORAN EL HÍGADO GRASO

En el caso de una persona con hígado graso no alcohólico, la alimentación desempeña un papel fundamental en la gestión y tratamiento de la condición.

A continuación, te proporcionaré pautas nutricionales y alimentarias para personas diagnosticadas con esteatosis hepática no alcohólica (EHNA). Estas recomendaciones están diseñadas para ayudar a mejorar la salud del hígado y reducir la acumulación de grasa en el mismo:

1. Aumento de fibra: los alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras, legumbres y granos enteros, son fundamentales para una dieta saludable en caso de EHNA. La fibra ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre y mantener un peso saludable.

2. Grasas saludables: opta por ellas. Las encuentras en el aceite de oliva, aguacate, nueces, semillas de chía y pescado graso (como el salmón y el atún). Estas grasas pueden ayudar a reducir la inflamación en el hígado

3. Proteínas magras: pollo sin piel, pavo, pescado, tofu y legumbres. Las proteínas son esenciales para la función hepática y la reparación de tejidos

Hígado graso

4. Limita el sodio: reduce la cantidad de sal que añades a tus comidas, el exceso puede agravar la retención de líquidos y la grasa, lo que puede ser perjudicial para el hígado

5. Control de azúcar: elige carbohidratos complejos que encuentras en verduras (espinacas, brócoli, alcachofas, espárragos, calabacín, …); legumbres (garbanzos, lentejas. soja, alubias, …); frutas (plátano, pera, ciruela, …); harinas integrales de granos enteros (avena, trigo, …); frutos secos (avellanas, nueces, pistachos, almendras, …); lácteos (yogur, leche desnatada, algunos quesos, …) y en el marisco (bivalvos comestibles), en lugar de carbohidratos simples. Minimiza el consumo de azúcares añadidos y evita las bebidas azucaradas

6. Porciones controladas: vigila el tamaño de las porciones para evitar el exceso de calorías. Come conscientemente y presta atención a las señales de hambre y saciedad

7. Suplementos y vitaminas: en el caso de necesitar suplementos de ciertas vitaminas, como la vitamina E y la vitamina D. Antes de tomar alguno, consulta a un profesional de la salud.

8. Hidratación: bebe suficiente agua a lo largo del día para mantener una hidratación adecuada. El agua es esencial para el buen funcionamiento del hígado.

Hígado graso

9. Evita el alcohol: abstente de consumir alcohol por completo, ya que puede dañar aún más el hígado

10. Control de peso: mantén un peso saludable a través de una dieta equilibrada y ejercicio regular. La pérdida de peso, si es necesaria, puede mejorar significativamente la condición hepática.

11. Supervisión médica: mantén un seguimiento médico regular para evaluar la progresión de la EHNA y ajustar el plan de tratamiento según sea necesario.

Es importante recordar que cada persona es única, y las necesidades dietéticas pueden variar. Por lo tanto, es fundamental trabajar con un dietista o profesional de la salud que pueda personalizar un plan nutricional específico para tu situación.

Además, asegúrate de seguir las recomendaciones de tu médico y llevar un estilo de vida saludable en general, que incluya ejercicio regular y la gestión del estrés.

Escrito por
Más reseñas de Pilar Hernández
5 propuestas de menús saludables para llevar al trabajo
Cada vez más personas optan por llevar su propia comida al trabajo...
Ver Más
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con el uso de este formulario aceptas el tratamiento y gestión de los datos personales según nuestra Política de Privacidad.

*** RESPONSABLE: Silvia Franconetti Ramírez.
*** FINALIDAD: Gestionar los comentarios en el blog.
*** LEGITIMACIÓN: Tu consentimiento (que estás de acuerdo)
*** Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de IONOS (proveedor de hosting de Amigastronomicas) dentro de la UE. Ver política de privacidad de IONOS.
*** DERECHOS: Por supuesto tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.